Connect with us

Destacadas

Arándanos: ¿Qué pasó con el octubre dorado?

Published

on

De las páginas de TopInfo

Cuando se difundió el cultivo de arándanos en los países australes, uno de los objetivos era llegar temprano a los mercados. Poder ingresar en octubre y principio de noviembre era la gloria. Los precios pagados eran más que atractivos. Pero esto ha cambiado. En este octubre los precios estuvieron muy lejos de los de antaño, a la mitad de hace solo unos pocos años. Por eso surge la duda si el objetivo de llegar temprano todavía es válido o si hay que cambiar de estrategia.

Hace 20 años fue el gran boom del arándano en los países más australes, Chile, Argentina y Uruguay. Luego el boom pasó a países más cálidos, como Perú, México y Marruecos donde gracias a la tecnología el arándano se transformó en un cultivo posible y atractivo. Las premisas eran producir en contraestación y cuanto más temprano uno llegaba a los mercados, mejores precios se obtenían. En octubre se obtenían precios muy atractivos, que cuadruplicaban a los de plena campaña. El gráfio muestra los precios que se obtenían en los años 2008 al 2011. Claramente el objetivo era producir temprano. Toda la estrategía apuntaba a esto, sea la elección de variedades, lugar de plantar o forma de envío, que en caso de Argentina era netamente aéreo.

 

Pero 10 años más tarde la situación es otra. Los precios que se están pagando en este momento, pleno mes de octubre, son la mitad de los de otros años. Desapareció el gran sobreprecio de octubre-noviembre. Se estima que actualmente el plus de precios de la fruta temprana, es de unos 3-7 U$/caja. Los bajos precios de este octubre tomaron varios de sorpresa. Por lo cual es difícil predecir si los mayores precios de principio de la campaña van a desaparecer en el futuro totalmente o no. Pero queda claro que enfocar el esfuerzo de producir en forma temprana, en desmedro de otras variables como costos y calidad, ya no es negocio.

Cambio el mundo del arándano y con ello las estrategias. El negocio ya no es producir en forma temprana, sino ser competitivo en un contexto actual:

 

  • La oferta se amplio enormemente
  • Se multiplicaron los oferentes
  • Los precios cayeron a los niveles mínimos
  • Están desapareciendo los momento del año de carencia (ver gráfico)
  • Los precios cayeron a los niveles mínimos
  • El arándano salió de su nicho a ser una fruta consumida durante todo el año y en forma más masiva.

Hace unos años en una reunión del IBO (International Blueberry Organization) ya se advertió sobre el riesgo de que el arándano se torne un comodity o se “bananice” (ejemplo de una fruta cuyo precio cayó marcadamente, se tornó un comodity, las ganancias se tornaron mínimas). Por lo cual la estrategia de los países productores debería enfocarse:

  • Diversificar la oferta
  • Diferenciar calidades
  • Asegurar una calidad consistente
  • Adaptar la oferta del arándano a las exigencias del consumidor (sanitarias, medio ambiente, sociales)
  • Continuar con el esfuerzo publicitario
  • Seguir mejorando la logística
  • Trabajar sobre los costos, sin que esto ponga en riesgo la calidad de la fruta

Diversificar la oferta

Hoy al consumir le gusta saber más de la fruta y poder decidir entre diferentes opciones, sean estas variedades, orígenes, calidades, envases, etc. Pero hasta ahora no hay esta opción. Los arándanos se están ofreciendo sin detalles que los distingan unos de otros.

Orgánico

Esta diferenciación ya se está dando y se presenta como exitosa. De tal forma que todos los países están intensificando y ampliando su producción orgánica.

Diferenciar calidades

Los países más australes, como Chile, Argentina y Uruguay, se pusieron como objetivo ser un proveedor de calidad y diferenciarse así de los nuevos productores. La ubicación agroclimática y las variedades implantadas permiten obtener una calidad superior. Ya se está trabajando fuertemente para obtenerlo. Como ejemplo se puede nombrar lo decidido por el Blueberry Committe de Chile que restringió las variedades a exportar, dejándose de enviar al exterior las variedes que no garantizan suficiente calidad en destino. Además se subieron los estándares de calidad exigidos para exportar.

Calidad consistente

Ofrecer siempre la misma calidad es un gran desafío para el productor y exportador, pero el mercado lo exige cada vez más. No sirve solo tener variedades más ricas, sino que hay que asegurar la misma calidad durante todo el período de oferta.

Cambio de envase

El plástico pasó a ser una mala palabra, siendo los berries con sus envases plásticos foco de las críticas. El sector frutícola está trabajando fuertemente en reemplazar al plástico por materiales más aceptadas por el consumidor medioambientalista.

Esfuerzo publicitario

Hay que seguir trabajando en este punto, para que el arándano se mantenga en la mente del consumidor como una alimento muy saludable y que ayuda a prevenir ciertas dolencias o enfermedades.

 

Fuente: portalfruticola.com

 

Derechos Reservados 2019 - La Voz del Campo :: www.lavozdelcampo.com.mx