Connect with us

Opinión

EL HERBICIDA GLIFOSATO

Published

on

Por: M.C. Federico Armando Pérez M.

El 31 de diciembre de 2020 el Presidente de la República emitió el Decreto por el que se establecen las acciones que deberán realizar las dependencias y entidades que integran la Administración Pública Federal, en el ámbito de sus competencias, para sustituir gradualmente el uso, adquisición, distribución, promoción e importación de la sustancia denominada glifosato y de los agroquímicos utilizados en nuestro país que lo contienen como ingrediente activo, por alternativas sostenibles y culturalmente adecuadas, que permitan mantener la producción y resulten seguras para la salud humana, la diversidad biocultural del país y el ambiente, el cual en términos generales establece, en su Artículo Primero, que a partir de la entrada en vigor de este decreto el primero de enero del 2021 y hasta el 31 de enero de 2024,  se debe de llevar a cabo la transición para lograr la sustitución total del glifosato. 

Para lograr lo anterior, se establece, en el Artículo Tercero, que tanto la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural como la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales deben promover e implementar las alternativas adecuadas para realizar esa sustitución, lo cual se pretende conseguir a través de la investigación, desarrollo tecnológico e innovaciones que apoye el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT).

Cuando se hace referencia al “glifosato”, inmediatamente se nos vienen a la mente diversas concepciones de acuerdo al ámbito de nuestra competencia. Si tenemos conocimientos agronómicos y de protección vegetal, inmediatamente pensamos en un herbicida que nos puede ayudar para el control de malezas; pero si no los tenemos, entonces en lo que pensamos es en un producto tóxico o un veneno, como lo son la mayoría de los plaguicidas de origen químico que se tienen en el mercado, y que se pueden utilizar, de acuerdo a su registro, en jardinería, agricultura, ganadería, uso urbano, etc.


El glifosato es el nombre del ingrediente activo total y no selectivo, lo que significa que tiene la capacidad de matar a todo tipo de plantas, tanto de hoja angosta como de hoja ancha; es de acción foliar, o sea que no se absorbe por las raíces, lo que hace que su aplicación sea después de la emergencia de las malezas. Es sistémico, por lo que se transporta internamente desde el punto de contacto en la planta hacia otras partes, esto lo hace ampliamente usado para el control de plantas herbáceas como leñosas, anuales y perennes y en diversos estados de crecimiento. 


Se menciona en varias fuentes oficiales y no oficiales, que el glifosato es el herbicida de mayor uso a nivel mundial, tanto en volumen como en valor. En países en donde no se elabora, se importa ya formulado o como material técnico para su formulación. 

Una pregunta interesante es a qué se debe la fitotoxicidad del glifosato. Esta es causada al bloquear una enzima en la vía metabólica del shikimato, localizada en los cloroplastos de la célula, que tienen un papel principalmente en la síntesis de aminoácidos, los cuales luego se van a utilizar para la generación de proteínas estructurales y enzimas, pero también, en la de otras sustancias muy importantes que le ofrecen defensa a la planta como auxinas, fitoalexinas, fenoles, antocianinas y lignina. Esta ruta metabólica se encuentra solo en plantas, bacterias y hongos. También, el glifosato puede reducir la fotosíntesis por medio de la inhibición de la biosíntesis de la clorofila, ácidos grasos y aminoácidos. El poder del glifosato para la destrucción de plantas leñosas, cultivos perennes y árboles radica también en que se acumula mayormente, después de la aplicación, en los meristemos ubicados en los brotes y ápices de raíces. 


En el suelo, la degradación del glifosato es relativamente rápida y cerca del 50% del glifosato se metaboliza entre 9 y 32 días en suelos limosos y arcillosos, respectivamente. La degradación se lleva a cabo por microorganismos que poseen la enzima glifosato oxireductasa que transforman al glifosato en ácido aminometilfosfonico o amnometilfosfonato y glioxilato. Sin embargo, esta enzima no está presente en las plantas y por dicha razón no pude ser degradado metabólicamente por ellas. 


A nivel mundial, existen varios ejemplos de las acciones oficiales que han llevado a cabo sus gobiernos con relación al uso del glifosato. Bélgica prohibió en 2017 el uso individual del glifosato y voto en contra de la renovación de su licencia en la Unión Europea. Bermudas emitió una prohibición total sobre las importaciones de glifosato. Colombia prohibió en 2015 su aplicación aérea para eliminación de plantaciones ilegales de coca, y aunque lo reinstituyó en 2017 para usarse en aspersiones manuales. Países Bajos prohibió su uso en huertos familiares. Sri Lanka emitió una prohibición total sobre su uso. El Salvador aprobó una ley que prohíbe el glifosato. Francia aprobó una legislación para prohibir su uso en huertos familiares que entrara en vigor en 2022. 

Recientemente, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura llevó a cabo un foro de expertos de países que promueven reducir o eliminar el uso del glifosato en la agricultura en el cual se hicieron una serie de conclusiones sobre este tema, estableciendo que (1) los mensajes que se han dado sobre los efectos del glifosato están mal estructurados y mal dirigidos; (2) hay mucha presión del público en general sobre la producción agrícola a nivel mundial, por lo que se requieren mecanismos para producir más; (3) hay mucha presión de la industria agrícola para el control de malezas y plagas, por lo que es necesario contar con medios para lograrlo; (4) es necesario mejorar la comunicación de la evidencia científica sobre los pros y contras del glifosato; (5) se requiere capacitar más a los productores y técnicos de campo sobre el uso del glifosato, así como al público en general para que se identifiquen más con los productores. 

El tema del uso y prohibición del glifosato es muy polémico hoy en día. Sin embargo, lo más importante es que todos tengan acceso a información científica relativa a este herbicida, para que se puedan hacer un juicio sobre dicho producto, porque en sí es una herramienta muy útil para el control de malezas, usada bajo las medidas y procedimientos correctos para que tenga el más mínimo impacto en el medio ambiente y en la salud humana. 

Dentro de la información que recomiendo que pueda consultarse son las siguientes dos citas: 

1) Duke SO. 2020. Glyphosate: enviromental fate and impact. Weed Sci. 68: 201-207.

2) Duke SO, Powles SB. 2008. Glyphosate: a once-in-a-century herbicide. Pest Management Science, 64: 319-325.

Literatura consultada: 

SENASICA, s/a. Análisis de Sensibilidad Glifosato. En línea: https://dj.senasica.gob.mx/Contenido/files/2020/octubre/An%C3%A1lisisprohibici%C3%B3ndelUsodelGlifosato_2b1a06f1-1d61-4c9c-80df-e6d455c44ae7.pdf. Fecha de consulta: enero de 2022.

Ramírez MF. 2021. El herbicida glifosato y sus alternativas. En línea: https://conacyt.mx/cibiogem/images/cibiogem/Documentos-recopilatorios-relevantes/El_herbicida_glifosato_y_sus_alternativas_UNA.pdf. Fecha de consulta: enero de 2022.

Derechos Reservados 2019 - La Voz del Campo :: www.lavozdelcampo.com.mx