Connect with us

Nacional

La preocupación del sector agropecuario

Published

on

SAÚL BARRIENTOS

El dictamen de la llamada Miscelánea Fiscal que aprobó la Cámara de Diputados elimina el Régimen de las Actividades Agrícolas, Ganaderas, Silvícolas y Pesqueras para las personas físicas y en su lugar se propone el Régimen Simplificado de Confianza. Las implicaciones son muchas. Hoy un productor que se dedica al campo y que tiene ingresos hasta por un millón trescientos mil pesos no paga impuestos. En el Régimen Simplificado de Confianza pagaría 26 mil pesos. Sin embargo, para poder pagar impuestos en el Régimen de Confianza es indispensable no formar parte de una persona moral. En el campo, las diversas leyes que lo regulan contemplan más de 20 figuras asociativas diferentes como cooperativas, uniones de crédito o sociedades de producción rural. Las personas físicas que formarán parte de esas personas morales, pasarían directamente a pagar impuestos como una persona física con actividades empresariales; es decir, por el millón 300 mil pesos, llegarían a pagar hasta 340 mil pesos. A lo anterior, hay que agregar que el Régimen de Confianza está topado a ingresos por 3.5 millones de pesos, mientras que el Régimen de las Actividades del campo actual considera beneficios para las personas físicas con ingresos de hasta 13 millones de pesos.

En la discusión se aprobó exentar de impuestos a las y los productores que tengan ingresos hasta por 900 mil pesos que tributen en el Régimen de Confianza; más que una ayuda, en realidad, son 400 mil pesos menos que lo vigente, se acaban los beneficios para los medianos productores, e insisto, los 900 mil pesos están exentos siempre que no se pertenezca a una persona moral, y en el sector primario son muy frecuentes. Falta ver qué pasa en el Senado, pero hay preocupación en el sector. Aquí creo que vale la pena recordar que el campo es una actividad de alto riesgo donde se enfrentan plagas, enfermedades, sequías, inundaciones, y cambios en los precios, donde no se sabe cuánto van a pagar por la cosecha. Los estímulos fiscales son verdaderamente necesarios para apoyar a quienes garantizan el abasto de alimentos en las mesas de las familias mexicanas.

Fuente: milenio.com /22.10.21

Derechos Reservados 2019 - La Voz del Campo :: www.lavozdelcampo.com.mx