Connect with us

Destacadas

Las cabañuelas, el arte de pronosticar el clima en México

Published

on

Los antiguos mexicanos diseñaron un método que, a través de la observación y el registro de las lluvias de enero, les permitía determinar cuál sería el clima durante el resto del año. ¡Conócelo!

Por: Homero Adame

¿Has oído hablar de las cabañuelas? Según algunos diccionarios, éstas son el cálculo que hace la gente de los pueblos, con base en las características climáticas que se presentan en ciertos días de determinados meses, según el país y sus costumbres, para pronosticar el clima del año en curso. Para México en particular, se definen a las cabañuelas como las lluvias en los meses de invierno.

Es difícil establecer con exactitud los orígenes de esta tradición, pero se cree que surgió en el Zamuc, o “Fiesta de las Suertes”, del calendario babilónico, cuya versión hebrea sería la “Fiesta de los Tabernáculos”. En la India también tenían doce días en la mitad del invierno para vaticinar las condiciones climáticas próximas. Para el México prehispánico se cree que los aztecas adoptaron de los mayas este conocimiento (el cual se adaptó al calendario cristiano). Como en ambos casos sus calendarios constaban de 18 meses de veinte días cada uno -más cinco días adicionales que no entraban en los meses-, los primeros 18 días de enero servían para cada uno de los meses y los dos días restantes predecían otros fenómenos: el 19 para pronosticar el tiempo del solsticio de verano y el 20 para el solsticio de invierno. En cuanto a otros grupos de Mesoamérica y Aridoamérica, al parecer nada se ha escrito al respecto, aunque podría suponerse que también tuvieron un sistema similar.

Un cálculo para el noreste

Aquí, hablaremos de las cabañuelas en el noreste del país, y que no corresponden a lo arriba expuesto pero configuran un concepto. Aparte de las diversas maneras de pronosticar las condiciones meteorológicas, como por ejemplo los remolinos de tierra, las “casas” en la Luna o en el Sol, las hormigas con alas, los eclipses, y otros fenómenos, en las pequeñas ciudades de los estados norestenses las cabañuelas son parte del conocimiento empírico del tiempo, para lo cual la gente se basa en todos los días del primer mes del año y con ello vaticinan las condiciones para los próximos 334 días; es una auténtica sabiduría oral. Por citar un ejemplo, tenemos que si el día 9 de enero es nublado, templado y lluvioso, entonces alguien dice: “Ah, es que estamos en la cabañuela de septiembre”. Luego, al día siguiente, las particularidades climatológicas pueden ser de cielo despejado, con viento y algo frío. “Bueno, explican, es que ahora estamos en la cabañuela de octubre”.

Como se mencionó, dicho conocimiento es básicamente oral – aparentemente no hay nada escrito al respecto para el noreste o para México, aunque sí hay varios sitios de Internet que hablan de ello sobre España y otros países-, sin embargo, es un sistema que parece ser bastante complejo, como explicamos a continuación:

Primero hay que llevar una bitácora detallada del comportamiento meteorológico de cada día de enero, donde se anoten los datos pertinentes. Utilicemos el día 6 como ejemplo, el cual corresponde al mes de junio. Así que desde temprano observamos el cielo, el viento y la temperatura. El resultado nos daría algo como lo siguiente: soleado, sin viento y caluroso. (Por supuesto que estos datos son relativos porque a lo largo del día puede haber variaciones relevantes como: primero fresco y luego caliente, así como primero nublado y después soleado. Por ello es mejor tomar una media, es decir, qué predominó más horas durante el día.)

Entonces, cada día tiene un mes que se le atribuye de manera sistemática (del 1 al 12 es ascendente y del 13 al 24 descendente).

Después tenemos que del día 25 al 30 se toman por medio día para cada mes; desde la madrugada hasta el medio día, la tarde y noche.

Finalmente tenemos al día 31 con sus 24 horas. En este caso cada dos horas son asignadas a cada mes, a partir de la madrugada.

Y bien, ya tenemos todos los días y sus horas correspondientes a cada mes del año. Si volvemos a nuestro ejemplo original, que es el mes de junio, sabemos que sus días son el 6, el 19, la tarde y noche del 27, y las horas de las 12:00 a la 1:59 de la tarde del día 31.

El sistema parece complicado, pero la verdad es cuestión de ser pacientes y observar con detalle todos y cada uno de los días, realizar las anotaciones adecuadas, analizar y comparar todos los datos obtenidos para luego sacar las conclusiones de cómo será el clima en tal o cual mes del año. Así, con mucha anticipación ya sabremos cuándo lloverá, qué meses serán muy calientes, cuáles serán fríos, cuándo habrá heladas, y demás, sin necesidad de estar pendientes de los pronósticos del tiempo en la televisión, los cuales, son poco confiables debido a que manejan datos muy globales y temperaturas máximas y mínimas en los extremos para asegurar “poco margen de error”.

Queda asentado -aun en el inconsciente colectivo-, que el conocimiento popular suele ser muy certero, pues con base en la observación ancestral y cotidiana de los fenómenos naturales, del comportamiento de los animales, del desarrollo de la vegetación e, incluso, de las dolencias repentinas de nuestro propio cuerpo, llegamos a descubrir otros acontecimientos del entorno, aunque se diga que tal conocimiento ya se ha perdido.

Fuente/ Mexicodesconocido.com.mx

 

 

 

Advertisement

Últimas Notas

Comercio Agroalimentario1 semana ago

Crece exportación de aguacate mexicano

México es uno de los principales exportadores de aguacate a nivel mundial. Actualmente, este producto se exporta a 34 países,...

Destacadas3 semanas ago

El 87% del territorio de México está afectado por la peor sequía en décadas

México está atravesando actualmente una de las sequías más intensas de las últimas décadas, que afecta a un 87,56% de...

Comercio Agroalimentario3 semanas ago

El valor de las exportaciones de fresas situó a México como el mayor exportador de esta «berry» en 2020

Las exportaciones mexicanas de fresas alcanzaron en 2020 un máximo histórico. Con 207.000 toneladas comercializadas por 851 millones de dólares,...

Destacadas4 semanas ago

Recibe APEAM el premio nacional de exportación

El premio es un importante impulso para nuestros pequeños productores Trabajamos en incentivar el mercado en México con la misma...

Opinión4 semanas ago

El mercado asiático: Objetivo prioritario para el limón de México

Por: Francisco Seva Rivadulla. Periodista Agroalimentario Internacional El limón mexicano está apostando claramente por la diversificación de los mercados internacionales,...

Uncategorized1 mes ago

Michoacán, 3° en producción de frambuesa en el país

• En nueve municipios de la geografía estatal, se producen más de 23 mil 380 toneladas del fruto Morelia, Michoacán...

Destacadas1 mes ago

Michoacán produce el 54.2 por ciento de la guayaba del país

• Este fruto se cultiva en 33 municipios de la geografía estatal y se cosechan más de 174 mil toneladas...

Destacadas1 mes ago

APEAM y ambientalistas acuerdan acciones para cuidar el medio ambiente en Michoacán

05/11/2021 Uruapan 11 de mayo de 2021.- Ante la amenaza que representan los incendios forestales en contra de la zona...

Advertisement

Derechos Reservados 2019 - La Voz del Campo :: www.lavozdelcampo.com.mx