Connect with us

Destacadas

Las cabañuelas, el arte de pronosticar el clima en México

Published

on

Los antiguos mexicanos diseñaron un método que, a través de la observación y el registro de las lluvias de enero, les permitía determinar cuál sería el clima durante el resto del año. ¡Conócelo!

Por: Homero Adame

¿Has oído hablar de las cabañuelas? Según algunos diccionarios, éstas son el cálculo que hace la gente de los pueblos, con base en las características climáticas que se presentan en ciertos días de determinados meses, según el país y sus costumbres, para pronosticar el clima del año en curso. Para México en particular, se definen a las cabañuelas como las lluvias en los meses de invierno.

Es difícil establecer con exactitud los orígenes de esta tradición, pero se cree que surgió en el Zamuc, o “Fiesta de las Suertes”, del calendario babilónico, cuya versión hebrea sería la “Fiesta de los Tabernáculos”. En la India también tenían doce días en la mitad del invierno para vaticinar las condiciones climáticas próximas. Para el México prehispánico se cree que los aztecas adoptaron de los mayas este conocimiento (el cual se adaptó al calendario cristiano). Como en ambos casos sus calendarios constaban de 18 meses de veinte días cada uno -más cinco días adicionales que no entraban en los meses-, los primeros 18 días de enero servían para cada uno de los meses y los dos días restantes predecían otros fenómenos: el 19 para pronosticar el tiempo del solsticio de verano y el 20 para el solsticio de invierno. En cuanto a otros grupos de Mesoamérica y Aridoamérica, al parecer nada se ha escrito al respecto, aunque podría suponerse que también tuvieron un sistema similar.

Un cálculo para el noreste

Aquí, hablaremos de las cabañuelas en el noreste del país, y que no corresponden a lo arriba expuesto pero configuran un concepto. Aparte de las diversas maneras de pronosticar las condiciones meteorológicas, como por ejemplo los remolinos de tierra, las “casas” en la Luna o en el Sol, las hormigas con alas, los eclipses, y otros fenómenos, en las pequeñas ciudades de los estados norestenses las cabañuelas son parte del conocimiento empírico del tiempo, para lo cual la gente se basa en todos los días del primer mes del año y con ello vaticinan las condiciones para los próximos 334 días; es una auténtica sabiduría oral. Por citar un ejemplo, tenemos que si el día 9 de enero es nublado, templado y lluvioso, entonces alguien dice: “Ah, es que estamos en la cabañuela de septiembre”. Luego, al día siguiente, las particularidades climatológicas pueden ser de cielo despejado, con viento y algo frío. “Bueno, explican, es que ahora estamos en la cabañuela de octubre”.

Como se mencionó, dicho conocimiento es básicamente oral – aparentemente no hay nada escrito al respecto para el noreste o para México, aunque sí hay varios sitios de Internet que hablan de ello sobre España y otros países-, sin embargo, es un sistema que parece ser bastante complejo, como explicamos a continuación:

Primero hay que llevar una bitácora detallada del comportamiento meteorológico de cada día de enero, donde se anoten los datos pertinentes. Utilicemos el día 6 como ejemplo, el cual corresponde al mes de junio. Así que desde temprano observamos el cielo, el viento y la temperatura. El resultado nos daría algo como lo siguiente: soleado, sin viento y caluroso. (Por supuesto que estos datos son relativos porque a lo largo del día puede haber variaciones relevantes como: primero fresco y luego caliente, así como primero nublado y después soleado. Por ello es mejor tomar una media, es decir, qué predominó más horas durante el día.)

Entonces, cada día tiene un mes que se le atribuye de manera sistemática (del 1 al 12 es ascendente y del 13 al 24 descendente).

Después tenemos que del día 25 al 30 se toman por medio día para cada mes; desde la madrugada hasta el medio día, la tarde y noche.

Finalmente tenemos al día 31 con sus 24 horas. En este caso cada dos horas son asignadas a cada mes, a partir de la madrugada.

Y bien, ya tenemos todos los días y sus horas correspondientes a cada mes del año. Si volvemos a nuestro ejemplo original, que es el mes de junio, sabemos que sus días son el 6, el 19, la tarde y noche del 27, y las horas de las 12:00 a la 1:59 de la tarde del día 31.

El sistema parece complicado, pero la verdad es cuestión de ser pacientes y observar con detalle todos y cada uno de los días, realizar las anotaciones adecuadas, analizar y comparar todos los datos obtenidos para luego sacar las conclusiones de cómo será el clima en tal o cual mes del año. Así, con mucha anticipación ya sabremos cuándo lloverá, qué meses serán muy calientes, cuáles serán fríos, cuándo habrá heladas, y demás, sin necesidad de estar pendientes de los pronósticos del tiempo en la televisión, los cuales, son poco confiables debido a que manejan datos muy globales y temperaturas máximas y mínimas en los extremos para asegurar “poco margen de error”.

Queda asentado -aun en el inconsciente colectivo-, que el conocimiento popular suele ser muy certero, pues con base en la observación ancestral y cotidiana de los fenómenos naturales, del comportamiento de los animales, del desarrollo de la vegetación e, incluso, de las dolencias repentinas de nuestro propio cuerpo, llegamos a descubrir otros acontecimientos del entorno, aunque se diga que tal conocimiento ya se ha perdido.

Fuente/ Mexicodesconocido.com.mx

 

 

 

Edición Impresa

Últimas Notas

Comercio Agroalimentario2 semanas ago

México: Exportaciones de cítricos aumentan 28,3%

Los cítricos como la naranja, limón, mandarina y toronja son las frutas más consumidas por los mexicanos y los principales...

Nacional2 semanas ago

Apuesta CNA por mayor presupuesto para el campo

Este año se tendrá un superávit de casi 15 mil millones de dólares en la balanza comercial del sector agroalimentario:...

Comercio Agroalimentario3 semanas ago

Aumentan exportaciones de fresa y aguacate en primer semestre de 2021

En el primer semestre del 2021 se registró un incremento del volumen de productos hortofrutícolas de 10%, sobre todo por...

Opinión4 semanas ago

FUNDAMENTO Y PRÁCTICA DEL CONTROL BIOLÓGICO DE PLAGAS Y ENFERMEDADES

Por:  M.C. Federico Armando Pérez Mejía / farmandopm@gmail.com Recientemente, con motivo de la celebración del primer “Día Nacional de la Sanidad Vegetal”,...

Opinión4 semanas ago

RECURSOS B Y BIOECONOMIA: LAS NUEVAS OPORTUNIDADES SE ENCUENTRAN EN AQUELLO QUE LLAMAMOS BASURA.

Por Darinel Herrera ¿Te has preguntado alguna vez qué sucedería si repentinamente como sociedad de consumo cambiáramos la connotación de...

Nacional4 semanas ago

La industria del mango mexicano va a relanzar su marca de calidad “Mango EMEX”

La industria del mango de México se ha marcado como objetivo relanzar su marca de calidad “Mango EMEX”, de manera...

Opinión4 semanas ago

La sustentabilidad de la industria agroalimentaria mexicana3

Por: Francisco Seva Rivadulla. Periodista Agroalimentario Internacional Una de las máximas en la industria agroalimentaria de México en la actualidad...

Destacadas1 mes ago

México: Senasica y CNA fortalecen mayor involucramiento en tareas sanitarias y de inocuidad

BOLETÍN DE PRENSA AGRICULTURA (SADER). El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria de México (Senasica) y el Consejo...

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Derechos Reservados 2019 - La Voz del Campo :: www.lavozdelcampo.com.mx