Connect with us

Agricultura Orgánica

¿Puede un mundo 100% orgánico producir suficiente alimento para toda la población?

Published

on

Hay una región en el mundo que ha logrado alcanzar el estatus de 100% orgánico.

Se trata de Sikkim, un estado en el norte de la India, limítrofe con Bután, Nepal y China.

Allí, el gobierno ha prohibido completamente el uso de fertilizantes sintéticos y pesticidas en los campos de arroz y maíz que pueblan los alrededores del Himalaya.

Antes de eso había estado alrededor de una década integrando las prácticas agrícolas con lo que dicta la naturaleza. El gobierno regional asegura que su experiencia es una «hoja de ruta» para conseguir un planeta 100% orgánico.

Pero no todos están de acuerdo en que el mundo entero podría, o debería, seguir su ejemplo.

¿Ser orgánico o no?

Sin duda el sector turístico se ha beneficiado: el número de visitantes se ha duplicado desde 2014.

«Las personas [vienen] de ciudades o países extranjeros porque desean vivir en casas familiares dentro de pequeñas aldeas para disfrutar del aire limpio del Himalaya y comer alimentos orgánicos», dice Prem Das Rai, diputado de Sikkim en la cámara baja del parlamento de la India.

La agricultura en Sikkim es el sustento de aproximadamente el 80% de la población. De ella depende su trabajo y su alimento.

«La agricultura orgánica es beneficiosa para los agricultores porque tiene menos costos [con pesticidas, fertilizantes y combustible] en comparación con los métodos químicamente intensivos de cultivo convencional», asegura Rai.

«Es mejor para el suelo, el medio ambiente, la salud pública y la nutrición».

Impacto medio ambiental

La comida orgánica, por supuesto, fue la fuente de alimento del mundo durante siglos. Pero si podemos, o debemos, volver a un mundo 100% orgánico es un debate candente.

Por un lado, quienes apoyan un modo de vida orgánico dicen que los fertilizantes sintéticos y los pesticidas que se usan en la agricultura no se quedan simplemente en el suelo donde se utilizan, sino que también contaminan las granjas vecinas, las fuentes de agua e incluso el aire.

La filosofía orgánica también dice estar del lado de la biodiversidad porque valora las variedades locales en oposición a los alimentos modificados genéticamente, los alimentos transgénicos, la irradiación, los antibióticos profilácticos y las nanopartículas de ingeniería.

El doctor John Paull, de la Escuela de Tierras y Alimentos de la Universidad de Tasmania (Australia), dice que la agricultura que utiliza químicos es ambientalmente insostenible y eso tiene un impacto en la seguridad alimentaria.

«Si seguimos por el camino en el que estamos ahora, de estrechar la base de los alimentos reduciendo los cultivos y la diversidad genética, se creará una inseguridad que pagaremos en el futuro».

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Derechos Reservados 2019 - La Voz del Campo :: www.lavozdelcampo.com.mx