Connect with us

Opinión

Sequía, Estrés hídrico y Choque térmico: Desafíos para la Agricultura

Published

on

Por: Mtr. Roberto Serrano Vallejo

            Por: Mtr. Roberto Serrano Vallejo

 

La sequía, esa vieja conocida de los agricultores, vuelve a asomar su rostro en nuestros campos, trayendo consigo no solo la ausencia de lluvias, sino también un compendio de problemas que amenazan la estabilidad de nuestras cosechas.

En primer lugar, la sequía, esa ausencia de lluvias que no solo reseca la tierra, sino que también impacta directamente en la producción agrícola.

En México, como en otras partes del mundo, hemos sido testigos de su devastador efecto en cultivos como el maíz y el aguacate, cuyos rendimientos han disminuido drásticamente debido a la escasez de agua.

Se estima que tan solo en febrero de 2024, de acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional la situación ya afecto a un 74 por ciento del territorio mexica o incluyendo Michoacán.

Por otra parte la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas ( UNTA) reveló que la producción de maíz cayó un 49 por ciento en diciembre de 2023 y el aguacate también sufrió rendimientos bajos y problemas de calidad derivado de la exposición a plagas provocadas por las altas temperaturas.

Pero la sequía no viene sola; trae consigo al hermano gemelo: el estrés hídrico, un fenómeno que pone en aprietos a nuestros árboles, como los valiosos aguacateros. Este estrés, marcado por temperaturas elevadas y una humedad insuficiente, desencadena una serie de reacciones químicas dentro de las plantas, desafiando su capacidad de absorción y transpiración de agua.

Y si pensábamos que eso era suficiente, el choque térmico llega para completar el trío de adversidades. Las bruscas fluctuaciones de temperatura, desde el frescor matutino hasta el ardiente calor del mediodía, ponen en jaque a nuestras plantas, dificultando incluso procesos vitales como la floración y la fecundación, como lo hemos visto en las flores de aguacate.

Ante este panorama desafiante, ¿qué podemos hacer? Si bien no hay una solución mágica, contamos con herramientas que pueden fortalecer la resistencia de nuestros cultivos.

Desde los antiguos aminoácidos hasta las innovadoras algas marinas, como la Ascophyllum nodosum, tenemos opciones para mitigar los estragos del estrés. Además, no podemos olvidar la importancia de prácticas agrícolas sostenibles, como el riego adecuado, el control de malezas y la poda cuidadosa, así como el compromiso con la conservación del medio ambiente y la reforestación de nuestros bosques.

En tiempos de sequía, el conocimiento y la acción son nuestras mejores herramientas un para enfrentar los desafíos que amenazan nuestra agricultura.

Derechos Reservados 2023 - La Voz del Campo :: www.lavozdelcampo.com.mx